Son momentos...

Son momentos que van pasando...Momentos, instantes y algún sueño que me acompañan en el camino

Los textos que aquí puedes leer están registrados y con derecho de autoría, o sea la mía.

Para ver mejor las fotos

Si deseáis ver mejor las fotos, podéis clikar sobre ellas y se verán en su tamaño original.

23 ene. 2009

Hermann Hesse / Leyenda china

[Cuento. Texto completo]
Esto se cuenta acerca de Meng Hsie.

Cuando supo que últimamente los artistas jóvenes se ejercitaban en colocarse cabeza abajo, decían que para ensayar una nueva visión, inmediatamente Meng Hsie practicó también este ejercicio. Y después de probarlo un rato declaró a sus discípulos:

-Cuando me coloco cabeza abajo se me presenta el mundo bajo un aspecto nuevo y más hermoso.
Esto se comentó, y los jóvenes artistas se ufanaban no poco de que el anciano maestro hubiese respaldado así sus experimentos.

Se sabía que apenas hablaba, y que enseñaba a sus discípulos no mediante doctrinas sino con su simple presencia y su ejemplo. Por eso sus manifestaciones llamaban mucho la atención y se difundían por todas partes.

Poco después de que aquellas palabras suyas hubiesen hecho las delicias de los innovadores y sorprendido e incluso indignado a muchos de los antiguos, se supo que había hablado otra vez.
Contaban que había dicho:

-Es bueno que el hombre tenga dos piernas, porque ponerse cabeza abajo no favorece la salud. Además, cuando se incorpora el que estuvo cabeza abajo el mundo se le representa doblemente más hermoso que antes.
Estas palabras del maestro escandalizaron a los jóvenes antipodistas, que se sintieron traicionados o burlados, y también a los mandarines.
-Tal día dice Meng Hsie tal cosa, y al día siguiente dice lo contrario -comentaban los mandarines- Es imposible que ambas sean verdaderas. ¿Quién hace caso del anciano cuando le flaquea el entendimiento?

Algunos fueron a contarle al maestro lo que decían de él tanto los innovadores como los mandarines. Él se limitó a reír. Y como sus seguidores le demandaran una explicación, dijo:
-La realidad existe, pequeños míos, y ésa es incontrovertible. Verdades, en cambio, es decir, opiniones acerca de la realidad expresadas mediante palabras, hay muchas, y todas ellas son tan verdaderas como falsas.

Y por mucho que insistieron, los discípulos no consiguieron sacarle una palabra más.
(Y creo que no se puede añadir mucho más. L)

13 comentarios:

  1. Hola mi bella Lola!!!

    Hoy ando tempranito, sin poder dormir.-

    Conocia esta leyenda china...y cuanta razòn a del maestro!!!

    Mejor pensar cn los pies en la ierra y la cabeza en su lugar...todos opinan, todos hablan, pero quien vive con humildad y sabidurìa, tendrà las respuestas!!!

    Besotes de viernes mi querida amiga!!

    ResponderEliminar
  2. Preciosa y educadora historia, no la conocía, me gusta el maestro.
    Petonets

    ResponderEliminar
  3. Hola Lola!
    alguna vez leí esta historia y creo que, además de enseñarnos sobre la diferencia entre realidad y las opiniones, muestra también otro lado de la ambigüedad humana: cunado el maestro decía lo que querían oir, era respetado, cuando decía lo que contradecía lo que ellos mismos sostenían, era considerado, como menos, inconsistente.

    Para pensar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este es uno de mis cuentos preferidos de Hesse. La verdad es que este hombre es genial, me encanta todo su trabajo.
    Una historia para reflexionar en silencio durante un buen rato.

    :(Besiness

    ResponderEliminar
  5. UNA BUENA REFLEXIÓN PARA HOY VIERNES LOLA...TODO DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRE.
    ¡¡¡GUAPAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!
    BUEN FIN DE SEMANA.
    BESOS .
    SHERE.

    ResponderEliminar
  6. Pues no, no hay que añadir nada más. Cierto es que ninguna verdad es mas cierta que otra.

    Bonita entrada en forma de cuento. Acompañado por la música tan acertada, ha sido todo un deleite leerlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasa lo mismo, unos días veo las cosas de una manera y al siguiente de otra... y así sucesivamente. Rara vez sé si lo que veo es la verdad, pero todas esas veces estoy convencido de que en ese momento estoy viendo las cosas como son realmente; y tal como las veo... las cuento. Pero no soy un mentiroso.

    ResponderEliminar
  8. Qué sabias palabras que nos hace diferenciar la realidad de la verdad.
    Me gustan estos cuentos que hacen pensar. Gracias por compartirlos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. También la conocía amigota Lola, pero sigo sin diferenciar realidades buaaaaaaaaaaa!!

    Mi teoría es que acostado de medio lado se ven nuevas perspectivas... antes de caer en sueños. Me ha funcionado bastante bien.

    Bendiciones educadoras

    ResponderEliminar
  10. ESTO HABLA DE QUE MAS ALLA DE LO QUE UNO PUEDA COMENTAR, SIEMPRE LA REALIDAD, LOS HECHOS DEMOSTRARAN, CUAL ES ESA VERDAD, ADEMAS SIEMPRE SE OBSERVARAN LAS COSAS DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRE¡¡¡
    UN ABRAZITO GRANDE LOLA, BUEN FINDE¡¡

    ResponderEliminar
  11. En realidad, creo que no existe una sóla realidad, como bien dice este escrito oriental tan sabio.
    Estos relatos ayudan a comprender el mundo de diversas verdades que tenemos. Todas válidas y dignas de respeto.
    Una joya Lola, es un placer haber pasado por aquí.

    ResponderEliminar
  12. Es un cuento hermoso y da para pensar, aunque el Cardel parece que encontró la solución sin perdida de tiempo, je, je. Me encantan las leyendas chinas. Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme unos momentos.

Vuestos regalos