Son momentos...

Son momentos que van pasando...Momentos, instantes y algún sueño que me acompañan en el camino

Los textos que aquí puedes leer están registrados y con derecho de autoría, o sea la mía.

Para ver mejor las fotos

Si deseáis ver mejor las fotos, podéis clikar sobre ellas y se verán en su tamaño original.

17 feb. 2009

Huida


Siguiendo el sendero, al pie de aquella piedra, paramos un momento a contemplar la distancia que estaba quedando por detrás. No era tanta como el cansancio nos quería indicar, pero sí la suficiente para sentir una cierta seguridad, la que da la tranquilidad de saber que has puesto tierra de por medio.
En caso de que aún continuaran siguiéndonos, la ventaja había aumentado mucho a nuestro favor, no se veía ni rastro de su presencia, ni el más leve sonido o la más pequeña sombra.
Allí estábamos, apostadas, temerosas, ausentes de nada que no fuera la huida y la búsqueda del escondite. Había amanecido hacía tal vez dos horas, y el sol iluminaba ya con fuerza dotándo de un brillo especial todo a nuestro alrededor. Llevábamos toda la noche andando, a veces corriendo, parando solamente para tomar algo de aire cuando ya era imposible seguir manteniendo aquel ritmo infernal.
Yo me senté un momento, pese a las miradas de recelo de dos de mis compañeras, una de ellas escondía un sollozo detrás de un gesto a medias serio a medias cómico, ¡pobre mujer ya desesperada!, su entereza me enterneció, tras toda la noche escapando como animales acorralados, aún quería mantener cierta compostura, la apariencia de que el destino aún seguía siendo nuestro.
Estábamos perdiendo demasiado tiempo, me levanté, con bastante menos agilidad de la que hubiera deseado, y con la paciencia de quien lo ha hecho ya muchas veces, y todas las que quedan por recorrer, reanudamos la marcha, la huida, en silencio, con el sigilo del miedo y con el cuidado de tantas horas agotadas.
Seguimos, el momento del descanso aún no ha llegado, y ni siquiera sabemos ya con certeza de que huimos.

Safe Creative #0902172578717

8 comentarios:

  1. Pero qué tremendo es esto no? Que angustioso. Pasarse la vida huyendo de no se sabe qué. Porque entonces tampoco sabe uno a donde dirigirse.

    A mi eso me pasa en sueños. Me paso la noche corriendo sin saber donde voy. Es horrible!!!

    ResponderEliminar
  2. Lola , seguira?, quiero saber más,me has tenido encanchada esperando el final
    Un petonet

    ResponderEliminar
  3. ¿de la verdad? ¿del viento? ¿de la vida? ¿del mal? ¿de la libertad? ¿del amor?

    ResponderEliminar
  4. No hace falta que sea un cuento, para que en la vida real te pase esto mismo, por una cosa u otra siempre huimos de algo, que , aunque tu intentas negar pero está ahi.

    Lola me encanta tu musica.

    ResponderEliminar
  5. Cuando alguien huye durante mucho tiempo, se le olvida de que huye, y como bien dice Nefertiti, pasa en la vida real, huimos por miedo, por encontrar algo mejor que alguien o algo nos lo impide, huimos para escapar de lo que no podemos afrontar, huimos del amor, de la vida, de las tristezas, e incluso de la felicidad.... yo llevo así casi 20 años....
    Feliz día Lola, y como siempre, te dejo un montón de besos y achuchones para que no te falten.
    Basileia

    ResponderEliminar
  6. Uf, un relato magistral. Dejas a la imaginación de cada uno los motivos y el final de la historia y tan solo resaltas un breve momento de esa angustiosa huida. Realmente bueno, muyyy bueno. :)

    Y el dibujo me encanta.

    Besotes reflexivos.

    ResponderEliminar
  7. hola de nuevo!
    huir a veces no es la solución, pero en ocasiones nos ayuda! ;)

    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Pienso que todos buscamos y todos huimos de algo, aunque a veces no sepamos el qué ni de qué.
    Buen relato que nos da la oportunidad de sacar nuestras propias conclusiones.
    Un abrazo Lola.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme unos momentos.

Vuestos regalos