Son momentos...

Son momentos que van pasando...Momentos, instantes y algún sueño que me acompañan en el camino

Los textos que aquí puedes leer están registrados y con derecho de autoría, o sea la mía.

Para ver mejor las fotos

Si deseáis ver mejor las fotos, podéis clikar sobre ellas y se verán en su tamaño original.

13 ene. 2009

La pequeña cabaña



En la pequeña cabaña la niebla envuelve los pensamientos con un ribete de ilusión, desdibujando los miedos, difuminando el temor. Allí, frente al fuego encendido, el aroma a flores frescas, a incienso y espliego, transportan un perfume que embriaga la estancia con signos de evocación.

En un rincón, en ese pequeño rincón, unos ojos semientornados contemplan el paso de cada día, de las estaciones, de su pequeño universo, apenas madera, paja y flores, espliego y romero. No son ojos cansados, no son ojos de gato, son los que quieren mirar dentro de cada grieta, clavo, alacena y brizna de eso que llama hogar.

El día transcurre sin prisa, perezoso en su simpleza, trasnochador de emociones tardías y rezongón en llegar al final de esa eterna siesta. Congelado, estático, suspendido casi en falta, el tiempo no se ha detenido pero muy poco le falta.

Y va llegando la noche, las sombras se hacen más densas, el fuego muere exagüe, en un silencio de polillas, crujidos y el susurro de algunas ramitas, acariciadas por el viento.

Los ojos se van cerrando, con la suavidad propia de una dulzura infinita y una infinita nostalgia, ya han m¡rado lo suficiente para llenar de sueños cada instante de esta noche sin estrellas. Esos ojos no están solos, les acompañan múltiples chispas cómplices en su ensueño.

Y se cierran. Ya nadie contempla o vigila aquella pequeña cabaña, en la que los duendes asoman traviesos desde las briznas de paja, reponiendo las flores frescas, el romero, el incienso y el espliego.

15 comentarios:

  1. mmmm... no me importaría vivir de ese modo. ¿Puede haber algo más placentero que pasar de eso modo los días?

    Un relato encantador. ¿Está a la venta esa cabaña?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo siento Shinué, para cuando llegué a verla ya estaba ocupada, eso sí, no me han dicho quien vive en ella.
    Besos placenteros

    ResponderEliminar
  3. A minha casa tem dias assim... são dias mágicos... noites que cheiram a alfazema... são os dias em que eu "sinto" tudo...

    Bonito conto
    Beijo

    ResponderEliminar
  4. Lola!!!

    que lindo relato...siempre sueño con terminar mis dias asi...veremos!!

    Buen martes...abrazotes muchos!!

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Sinhué! jejejjee...si bien mi naturaleza es de bicho de ciudad, no me vendrían mal una svacaciones entre esos rincones!


    un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  6. ¿Duendes?
    ¿Donde?
    ¿Afuera dices?
    Voy... como pille uno...
    como pille uno...
    (...)
    Lola... ¿Si pillo uno que le hago?

    ResponderEliminar
  7. Qué lindo cuento!!! Es un paraíso!!Qué afortunado este personaje de esos ojos, de esa vivencia tiernamente descrita!!

    Lola, me encantó!!!! Bendiciones serenas y con duendes para ti

    ResponderEliminar
  8. Chuck, si pillas uno, mimos, muchos mimos,cosquillitas en la barriga.
    ¡Si hasta te arreglan la casa!
    y son tan monos...

    Sinuhe, ankh02, Neo, Ly, Carde, ¿Sabéis que aun después de escribirla tardé un tiempo en descubrie de quien eran esos ojos?

    ResponderEliminar
  9. UN RELATO HERMOSO, Y QUIEN NO VIVIRIA EN UN LUGAR ASI, PERO CAMBIARIA LA SOLEDAD, POR UNA LINDA COMPAÑIA¡¡¡
    BESITOS LOLA¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Lo lamento Sinhué, esa es mi cabaña!! jeje. Y cuidadito con tocar mis duendes!!!

    Espectacular Lola!! Un escrito lleno de poesía que nos lleva a volar!! Me encantó!!

    Un abrazote con chispitas cómplices!!

    ResponderEliminar
  11. Aaaah bueno esto es mi estadio natural, necesito estar ahi siempre entre duendes incienso romero y flores frescas yo le agregaria otros aromas mas, pero es tu cabaña, yo solo pase de visita y me senti muy a gusto.
    Gracias por dejar la puerta abierta.

    Tere.

    ResponderEliminar
  12. LOLAAAAAAAAA YO QUIERO UNA HABITACION EN ESA CABAÑA POR FAVOR,POR FAVOR.ES QUE HOY ME LEVANTA UN PELIN FLOJA DE ANIMO Y CREO QUE LOS DUENDECILLOS CON SUS CANCIONES ME HARIAN BIEN.
    HABLA CON ELLOS ,AUNQUE SEA EN EL ESTABLO,ANDA .
    BESAZOS
    SHERE

    ResponderEliminar
  13. Me encantó tu cabaña, y eso que soy mujer de ciudad, pero en un lugar así creo que nos vendría bien a todos pasar un par de días. Seguro que volvemos con las pilas bien cargadas. Besitos llenos de paz.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡Waaaoooooo, que gozada!!! Me apunto a eso, casi sentía cerrárseme los párpados, y ese regustillo que te queda en la boca después de un buen sueño...Magnífico, preciosa.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme unos momentos.

Vuestos regalos